jueves, 7 de enero de 2010

Que estamos haciendo realmente? (la verdadera, pero no por eso coherente, historia de este blog de cadáveres exquisitos) Parte IV


Tengo ganas de escribir en positivo. No se si me va a salir, ya que por estas épocas lo primero que se me viene a la mente, al mail, al fb, al diario, a los contactos que tengo con la gente, es el año nuevo. Es todo lo mismo, contar que hiciste en las fiestas, desearle felicidad a todos, fingir una sensación de cambio y/o ruptura de un momento hacia otro nuevo, cuando en realidad es lo mismo, somos lo mismo. No se, capaz nos creemos que el cambio de año trae suertes y energías extra, cuando en realidad eso es una cuestión de cómo cada uno encara su vida en cualquier momento y cualquier fecha. Hoy escuche que alguien decía: a partir de cuando se te empiezan a cumplir los deseos de año nuevo?

Pero más que la actitud de la gente en este fin de año, me molesta el hecho de que a veces me creo toda esta cosa y me subo a una ola llena de festejos pero vacía de alegría y conexiones puras y profundas. Tal vez lo que me molesta es mi incapacidad de generar algo diferente, algo que me llene.

De todas formas giro un poco hacia atrás y recapitulo mirando fluo. Una forma diferente de ver y encarar las conexiones que se generan de forma casual aunque motivadas por algún que otro ayudín. Me siento incapaz en este momento de emitir un opinión objetiva de como deberían ser algunas cosas, es mas, no se si existe esa objetividad que todos buscamos para coincidir y llevarnos bien siempre o casi siempre.

Experiencias reales donde la fantasía es la protagonista, unen lazos y nos regalan compañías eternas, que al ritmo de la música artesanal y casera, crean historias que ojalá nunca tengan fin.

No estoy muy presente últimamente, me cuesta participar y no tengo mucho para decir. Salgo en búsqueda de solventes nocturnos, pero aunque hay de los buenos, los otros son los que alcanzo. Capaz sea mi percepción nomás. Igual a la gente levite la veo menos de lo que me gustaría.

Algo bueno de escribir es que uno se da cuenta de las cosas. Podría decir que me da mas paja andar argumentándome, las boludeces que hago o pienso, por escrito. Por lo tanto, fluye lo primero que se me viene, sin tanta vuelta mental como le suelo dar cuando solo lo pienso.

Las edades y vivencias de la gente y cómo eso influye en las relaciones es algo que se me viene a la cabeza últimamente. Experimentando por los extremos, sigo sin poder asignarle un valor a estas conexiones, aunque esto me permite tomar decisiones más disfrutables. Ajustando ideas y restándole racionalidad al asunto, me divierto creyendo en las vidas atemporalmente compartidas. Esto seria algo así como compartir experiencias, sensaciones, formas de ver las cosas y conectar, percepciones y emociones, con otras personas, pero cada uno en diferentes momentos de su vida. Es decir, no coincidiendo la vivencia con el momento que les toca compartir. Esto ayuda a la comunión de personas de diferentes edades, pero requiere de un periodo de tiempo y una energía de conexión importantes.

Me pregunto a veces, y me motivo, sobre la búsqueda de formas de producción de energía interna. Me parece que es el combustible para romper con los prejuicios perceptivos que nos aprisionan y no nos dejan pasar a otros mundos perceptivos. Tal vez es ese lugar que nos espera en la próxima estación..Jaipin! Alguien sabe el camino? Siempre me pierdo, aunque a veces llego.

Lo bueno de esto es que pasa. Nos pasa tanto lo bueno como lo malo (subjetivamente hablando), y esta bien que así sea sino no podríamos diferenciar nada. Se nos atrofiarían funciones del cuerpo y del cerebro. Pensar en cosas que hoy no existen ayuda a ver el camino por el que desea transitar nuestro deseo. Por eso esta bueno preguntarse que hacemos hoy? Y si…..si obvio sin duda es por ahí.

No me esta resultando muy fluido hacer este resumen de la historia del blog ya que participé de muy pocos cadáveres de los últimos diez. Tendrá que ver con mi momento de ausencia y mi poca energía para generar esa liturgia de encuentros casuales que muchas veces (y con las personas indicadas) suele despeinarme la peluca. Por pienso que por mas abstraído que esté, reconozco a esa gente con swing que si me invitan a su mesa se que estarán de mi lado.

Lo loco de todo esto es darse cuenta que cada uno anda por ahí con su mambo, creyendo que es el centro del mundo sin poder mirar un poco mas allá. No caemos que todo sucede a la misma vez en distinto tiempo y diferentes lugares. Que las cosas siempre fueron más o menos como ahora, solo que hoy tenemos más posibilidades y alternativas, nuevas formas que debemos sentirlas de nuestro lado, y solo es posible haciendo el intento de vencer esa neurosis social e individual que no nos deja ver.

Sé que no quedará en pluscuamperfecto. Salut!

Sigue, pero no se como!

Imagen: Milo Lockett

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails